Nos encantan, aparte de estar de moda son muy útiles estos accesorios que nos ayudan a complementar nuestra rutina facial.

Busque los más sencillos con los que puedes comenzar a implementar y ayudar a tener mejores resultados sobre tu piel, también considere el precio y facilidad con lo que puedes adquirirlos.

Primeramente, están los cepillitos faciales, estos ayudan a limpiar y mantener tu piel limpia, libre de imperfecciones en unos cuantos minutitos, los hay manuales o eléctricos con unas cerdas muy finitas, se usan con geles o jabones faciales dejará tu piel limpia, luminosa y mas suave previniendo puntos negros y acné.

Aparte de una limpieza suave te ofrece un relajante masaje facial.

¿Quiénes los puedes usar? Todo tipo de piel ya que los cepillitos tienen unas cerdas muy suaves, aunque se deberá tomar mucho cuidado en las pieles sensibles con rosácea, dermatitis o brote de acné, digamos que si tienes alguna afección será lo que tu dermatólogo te recomiende.

 Para terminar el cuidado que debe tener nuestro cepillito es mantenerlo con buena higiene y recuerda que es personal.

Segundo: los rodillos faciales se han convertido en la herramienta favorita de muchas influencers.

  • Se utiliza para masajear la mandíbula, mejillas, frente, el cuello y contorno de ojos.
  • Ayuda a mantener los músculos faciales.
  • Mejora la textura, tono y calidad de la piel.
  • Activa la circulación sanguínea 
  • Mejora el drenaje linfático y baja la inflamación facial.

Normalmente se recomienda este masaje en la noche ya con el rostro limpio, puedes poner tu rodillo a enfriar en el refrigerador para mejor efecto sobre la piel, es importante tener una correcta hidratación sobre la piel para que no la lastime.

¿Dónde podemos utilizarlo? En el rostro, cuello y escote.

Los movimientos deben ser suaves de forma ascendente, siempre hacia afuera comenzando por mentón y mejillas.

Por último, es importante comprar un rodillo que sea de la piedra auténtica y natural para asegurar los beneficios sobre tu piel.

 

Deja una respuesta